Boludeces no

Secretos familiares e historias nunca contadas sobre nacimientos

Las historias de las novelas donde el protagonista descubre que en realidad es hijo de la mucama y hermano de quien él cree que es su padre, tienen su base en hechos reales. Sí, tan reales como la vida misma.

Si morimos de la risa ¿Podemos reírnos de la muerte?

Todos nos vamos a morir. Es un hecho. ¿Cómo se lo explicamos a nuestros hijos sin dramatizar ni despertarles miedos innecesarios ¿Será posible con un poco de humor?

Las ridiculeces a las que me sometí para encontrarme a mí misma

Ahora que las buscarse a uno mismo está tan de moda, tengamos cuidado a qué nos exponemos. Hemos hecho de todo. Buscar es necesario pero Boludeces, no.

Somos la generación del cambio: un mar de contradicciones

‘Por que yo lo digo’, fue la frase de cabecera de nuestra infancia ¡Hoy somos padres de chicos que tienen clases de emociones! ¿Qué hacemos con los fundamentalistas de todo? Boludeces no.

¡Cómo las canciones infantiles nos perjudicaron la cabeza!

Pinocho malherido, Mambrú se fue a la guerra, y el burro enfermo está. Disculpas a todos por Las canciones infantiles que nos complicaron al existencia!

¡A los del Snapchat, que se creen tan cancheros!

Ustedes pensaban que podrían liberarse nosotros, los grandes, que no entendemos de qué se trata esta ¿red social? Una investigación a fondo.

¡Tan fanáticos que dan vergüenza!

¿Qué le pasa a los fanáticos? ¿Cómo podemos combatir con estos extraños seres que tienen la pasión desplazada? Trucos para identificarlos y eliminarlos.

Scroll to top