El peligro de no esperar nada es obtener nada. Una profecía autocumplida.

Scroll to top