límite

¿Por qué nos cuesta tanto decir que no? Sobre los límites, la culpa y la autoexigencia

Aprender a poner límites es una virtud. Necesitamos permitirnos decirle NO a los otros y a uno mismo, sin culpa ¿Por qué tenemos que abarcarlo todo? ¿Cuándo es suficiente?

Consecuencias de querer complacer a los otros sin medida

Preguntas que nos desafían a averiguar si somos complacedores seriales ¿Estamos siendo sometidos a la mirada del otro? Cuando queremos complacer a todos permitimos el abuso y nos despersonalizamos un poco ¿ Cómo empezar a recuperar nuestro valor personal?

Scroll to top